Un muy breve (pero brevísimo) cuentito de misterio

El último ser humano sobre la Tierra estaba sentado en esa habitación.

De pronto, golpearon a la puerta…

3 comentarios de “Un muy breve (pero brevísimo) cuentito de misterio

  1. Yrma dice:

    ¿Cómo podían estar golpeando, si él era el último ser humano sobre la Tierra? Lleno de temor, abrió la puerta. Del otro lado, descubrió un ave. Un picapalos. Toc, toc, toc…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

X