Las dificultades y vos

dificultadesLa relación con las dificultades ha de ser humilde, simple y valiente.

La relación con las dificultades es humilde cuando comprendemos y aceptamos nuestros límites; cuando sabemos reconocer el pequeño porcentaje de acontecimientos que podemos controlar y aceptar el resto como desafío para extraer la enseñanza que ellos encierran. Quien es humilde sabe que la ley de la vida no se puede cambiar a su antojo, que la única vida que puede vivir es la suya y que las dificultades que encuentra también le sirven como puntos de apoyo para su labor interior. El hombre y la mujer humildes pueden prever las dificultades pues al mirar la vida sin arrogancia ven con claridad el camino que tienen adelante.

La relación con las dificultades es simple cuando uno ama la verdad más que a la imagen que se hace de sí mismo. Quien anhela conocerse no interpreta las dificultades con razones rebuscadas. Sabe que las dificultades significan trabajo y esfuerzo y no las usa para tenerse lástima a sí mismo ni para justificar una actitud de derrota. Se ve a sí mismo tal como es, con virtudes y defectos, con limitaciones y posibilidades, y mira con ecuanimidad el camino que tiene por delante.

La relación con las dificultades es valiente cuando mueve a no retacear esfuerzos para superarlas. La mente sabe que tiene en sí misma la fuerza para realizar su vida en toda su plenitud y se pone a trabajar con toda su energía para su propio bien y el de todos los demás.

Cuando uno sabe que su fortaleza depende de su actitud frente a las dificultades, deja de soñar con una vida fácil y concentra su energía en trabajar para recorrer firmemente su camino de desenvolvimiento hasta el final.

2 comentarios de “Las dificultades y vos

  1. artchov - vain dice:

    ¿ Sera que nosotros elegimos existir o nuestra conciencia simplemente se genera únicamente conforme a vamos viviendo ?

    Siento que somos prisioneros de la existencia.

  2. Silvia Marina dice:

    Muy bueno el articulo 100% coincido, el problema o no, es cuando se presenta en las relaciones sociales, muy humilde y de perfil bajo sin esa arrogancia que se muestran muchos doctores, te califican por la apariencia.- Solo las personas inteligentes identifican la diferencia.- Pero para el comun, sos presa de hacerte pasar malos ratos, facil de calumniarte, denostrarte.- El tiempo y tus actitudes te hacen ganador y alli comienzan a respetarte.-

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

X