Will Smith, Los Tayos y ¿un nuevo encubrimiento?

Alex Chionetti

Lo anticipamos en abril de este 2022, en semanas previas a nuestra propia incursión a la Cueva de Los Tayos. La noticia, entonces, era que el famoso actor de 53 años, Will Smith, estaba aprestándose a realizar un documental para la rama británica de NatGeo sobre el siempre perenne enigma de la Caverna de Los Tayos. La alerta provino de nuestro amigo, el investigador argentino – estadounidense Alex Chionetti (quien merece un párrafo aparte). Pero luego llegó la bofetada a Chris Rock y -guionado o no- el ex agente de los MIBs debió pasar a la opacidad del silencio por las (exageradas) reacciones mediáticas de su gesto. Como todo en este mundo, la opinión pública pasó rápidamente de pedir su ejecución pública transmitida por la CBS a una indolente indiferencia ante lo que ahora no es más que un recuerdo.

Y finalmente, Smith desembarcó en Ecuador.

Pero no; si esperábamos que con su equipo se dirigiera sin escalas a la provincia de Morona – Santiago para sumergirse en el inframundo, nos encontramos con un giro que hace a la cosa más extraña. Veamos.

Según las fuentes habituales y no habituales (entre ellas, nuestro propio contacto en Urbano Films, la empresa ecuatoriana que presta asistencia en la producción de NatGeo) Smith estará apenas unas horas en el sistema de cavernas; sin embargo, el equipo que le acompaña (estoy estimando casi un centenar de personas, sólo obsérvese el número de participantes en la avanzada que muestra esta captura de Instagram) y entre los que se habla de “varios científicos” extenderá su visita por casi una quincena. Hay otra cosa llamativa: Will Smith desembarca en Ecuador comenzando por “promocionar” la ruta turística Alausí – Nariz del Diablo. Por cierto, un bellísimo paisaje selvático. Pero en nada diferente a miles de paisajes igualmente bellos de toda Sudamérica que no por ello cuentan con una consideración particular por parte de NatGeo. Tampoco tuvieron las autoridades ecuatorianas un rol definitorio (sea por hipotéticos avales financieros o de RR PP) en la decisión. Se nos dice desde NatGeo que la idea es hacer especial hincapié en las “criaturas peligrosas” del sistema de Tayos; comentario que sólo convence a quien no haya estado allí: las arañas – escorpión pueden resultar impresionantes pero no son ponzoñosas. Luego, hay tarántulas y arañas – pollito, un tanto peligrosas, sí, pero para nada exóticas. Y en cuanto a reptiles, algunas corales y la “brotox”; cualquier incursión en la amazonia brasilera ofrece un espectro de ofidios peligrosos mucho más interesante.

Bien, el caso es que en momentos de escribir estas líneas allí anda Will Smith por las calles de Alausí (a unos 120 km apenas de Limón – Indanza, el último pueblo desde el que se “ataca” las cavernas) exhibiéndose de manera tan franca y campechana que ha seducido a las redes y la prensa ecuatoriana al punto que, víctimas del cholulismo más rampante, ninguno parece atisbar otras implicancias.

Will Smith en las calles de Alausí, en Ecuador

La conexión Chionetti

Dije (escribí) antes que dedicaría un párrafo a Alex Chionetti y esta es la ocasión. El conocido explorador e investigador, autor de uno de los libros más documentados existente sobre el misterio de Los Tayos desde hace años brinda información y asesoramiento a diversas productoras anglosajonas sobre una diversidad de temas y, particularmente, éste en particular. Específicamente, desde hace años Chionetti ha insistido ante NatGeo en la importancia de realizar un documental sobre Los Tayos, presentando proyectos de guión y contenido ante los cuales, cortésmente, la respuesta siempre ha sido que “no hay lugar en su programación para este tema”. Sorpresivamente (y a espaldas de este escritor) NatGeo se despacha con esta cobertura. Y cuando Chionetti exige una explicación al responsable de Desarrollo y Producción, la respuesta fue que “había que aportar una celebridad”.

Ahora bien; esto es más escabroso que un simple plagio intelectual de una idea o proyecto. Porque -para el caso- los aceitados contactos de Chionetti le hubieran permitido sumar una “celebridad” si es que ello fuera necesario. ¿Ejemplo?. Otro de los proyectos de AC, concretamente sobre el Grial, cuenta con Antonio Banderas como propuesto protagonista. Y además, no fue una presentación cualquiera: Lo hizo ante la National Geographic Council of Expeditions recomendado por el Smithsonian Institute, nada menos, y “empujado” por sus colegas del Explorer’s Club quienes siempre se han preguntado cómo diantres la NG había ignorado un tema tan fabuloso.

Alex no lo dice, así que lo diré yo: creo que la intención de NatGeo fue excluirle intencionalmente. ¿Motivos? Los que conocemos personalmente a Alex sabemos lo incisivo, intenso… e insoportable (dicho con afecto) que puede ponerse cuando su olfato investigativo le dicta que hay gato encerrado. Chionetti dentro del proyecto de NatGeo sería un incordio si ese proyecto enmascara otra cosa. De alguna manera, le hacen a él lo mismo que le hicieron en su momento a Janos Moricz, el “descubridor” oficial de las cuevas.

¿Qué otra cosa? Recordemos las afirmaciones de los conocedores en relación a la oscura actuación de los británicos en otra oportunidad: cuando la expedición británica – escocesa – ecuatoriana de 1976, aquella en que se llevaron (esto lo desarrolla Chionetti en su libro) material desconocido de la cueva (como el esqueleto que el padre Porras documenta haber descubierto en la misma expedición). En esa oportunidad, se valieron de Neil Armstrong para enfocar la atención pública y la prensa en una dirección diferente a lo que realmente se estaba haciendo “allá abajo”. Como en este caso, Armstrong estuvo muy poco tiempo en las cavernas. Como en este caso, los británicos se quedaron mucho más tiempo del acordado en un principio.

De manera que ahora se repite este escenario. Un actor hiper conocido recorriendo las rutas ecuatorianas, firmando autógrafos y haciendo selfies, mostrando su rostro episódicamente, mientras un gigantesco operativo a su alrededor, en recursos, personas y tiempo, con una agenda que no se nos revela, una vez más, trata de encontrar recovecos en el laberíntico enigma de la Cueva de Los Tayos.

Un comentario de “Will Smith, Los Tayos y ¿un nuevo encubrimiento?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

X