La hormiguita y el ciempiés

hormiga-y-milpis-12802769Cierto día un ciempiés paseaba muy orondo por el campo, disfrutando el sol. Acierta a cruzarse con una hormiga, quien le mira asombrada:
-Buen día, señora hormiga -saluda cortésmente el ciempiés.
– Buen día, señor Ciempiés -le responde la hormiguita. Y agrega- Señor Ciempiés: ¡qué garbo, qué prestancia al caminar, la suya!.
Y el ciempiés, orgulloso, sigue avanzando moviendo sus decenas de patitas.
La hormiguita corre, corre, se ubica al frente del ciempiés y le insiste:
– ¡Qué elegancia!. ¡Qué coordinación!.
– Gracias, gracias -responde el ciempiés, continuando su camino.
La hormiguita vuelve a correr para adelantarse al bicho y le espeta:
-Maravilloso!. ¡Maravilloso!. Dígame, señor Ciempiés: ¿cómo hace?.
Y el ciempiés le responde:
– Es muy sencillo, señora Hormiga. Mire: primero adelanto el primer pie derecho y el décimo izquierdo… Perdón: primero el octavo izquierdo y enseguida el decimocuarto dere… No, no, a ver… el quinto y sexto de la derecha y enseguida….. er…. no era así…..
 
Dice la leyenda que el cienpiés ya nunca pudo volver a caminar.
Y dice la leyenda, también, que la hormiguita se llamaba María Duda de Tí Mismo.
Esta entrada fue publicada en ENIGMAS y etiquetada .

Un comentario de “La hormiguita y el ciempiés

  1. Claudio dice:

    Hermosa fábula la del ciempiés y la hormiga!
    Tal vez no haya sido la intención primera por la cual fue publicada pero creo que debería ser la cabecera decualquier curso contra la procastrinación,no?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

X